Home Depot Inc (HD) anunció el martes que su beneficio neto del segundo trimestre fiscal se redujo un 7,2% por el descenso de las ventas y porque los clientes gastaron menos en cada transacción, aunque los beneficios del mayor grupo minorista de bricolaje del mundo superaron ampliamente las previsiones.
Home Depot, la cadena de tiendas minoristas de mejoras para el hogar más grande del mundo, ganó 1.630 millones de dólares (96 centavos por acción) en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal, lo que supone un aumento del 4,6% respecto del mismo periodo del año anterior. Gran parte de esa ganancia se obtuvo sólo en el segundo trimestre fiscal (cerrado el pasado 2 de agosto), un periodo en el que ganó 1.116 millones de dólares (66 centavos por acción). Esa cantidad es un 7,2% inferior a la de un año antes, pero supera lo que preveían los analistas.

"Nuestro negocio fue bien en este mercado a la baja, ya que ganamos cuota de mercado e impulsamos la productividad operativa.

Esa combinación derivó en un trimestre sólido", defendió el presidente y consejero delegado de Home Depot, Frank Blake, al presentar los resultados.

En el conjunto de los seis primeros meses del ejercicio la facturación conjunta también descendió, en este caso un 9,4%, y alcanzó los 35.246 millones de dólares. "El consumidor sigue sintiéndose presionado por la inquietud respecto al mercado de la vivienda, el creciente desempleo y una economía frágil en general", añadió Blake. Las cuentas del segundo trimestre de la firma se vieron afectadas por un coste extraordinario de 20 millones de dólares relacionado con el abandono anunciado el pasado enero por parte de la compañía de su división EXPO.

El cierre de esa división, dedicada al diseño de interiores, implicó la eliminación de unos 7.000 empleos, un 2% de la plantilla.

Esta empresa, que forma parte del índice Dow Jones de Industriales en la Bolsa de Nueva York, detalló en su día que preveía anotar un cargo extraordinario antes de impuestos de unos 532 millones de dólares asociado a este cierre, de los que alrededor de 390 millones los contabilizaron ya en el cuarto trimestre de 2008 y el resto durante 2009 y más adelante.

El descenso del resultado trimestral también se debió en parte a que los ingresos de la cadena se redujeron un 9,1% y quedaron en 19.071 millones. En las tiendas estadounidenses la facturación descendió el 6,9%.

Home Depot, que cuenta con 2.240 tiendas (1.974 en Estados Unidos) y emplea a 300.000 personas, también mejoró hoy sus previsiones para el conjunto del año y apuntó que prevé un descenso de la facturación cercano al 9%, así como una reducción de entre el 15% y el 20% del beneficio por acción. En junio dijo que el descenso del beneficio anual oscilaría entre el 20% y el 26%.

Las acciones de Home Depot, integrante también del S&P 500, subían hoy un 3% antes de la apertura de la Bolsa, y se negociaban a 26,9 dólares, frente a los 26,11 a los que cerraron el lunes.

En lo que va de año, esta empresa -especializada en un sector duramente afectado por la ralentización de la economía y el estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos- ha elevado un 13,42% su cotización, aunque en los últimos doce meses aún arrastra un descenso bursátil del 5,16%.