El fabricante alemán de bienes de consumo Henkel obtuvo un beneficio neto de 143 millones de euros en el segundo trimestre del año, lo que supone más del triple que en el mismo periodo de 2008, cuando sus resultados se vieron lastrados por costes de reestructuración de 256 millones.