El fabricante alemán de productos de consumo Henkel obtuvo en el primer trimestre de 2010 un beneficio neto de 266 millones de euros, un 119,8% más en comparación con los 121 millones de euros que ganó en el mismo periodo de 2009, según informó hoy la compañía en un comunicado. Las ventas del fabricante alemán, propietario de marcas como Persil, Schwarzkopf o Loctite, alcanzaron en los tres primeros meses del año los 3.258 millones de euros, lo que supone un 7,8% más en relación a los 3.258 millones de euros que ingresó en el primer trimestre del ejercicio anterior.