El grupo cervecero holandés Heineken concluyó 2009 con un beneficio neto de 1.018 millones de euros, lo que supone prácticamente cinco veces más que en 2008 por las menores amortizaciones de activos y al incremento de las ventas y precios, puesto que el beneficio neto operativo se situó en 1.055 millones, un 4,1% más que hace un año, informó la empresa.