El grupo cervecero holandés Heineken revisó al alza su previsión de beneficio corriente para 2009 gracias al impacto positivo sobre sus resultados del plan de ahorro de costes de la compañía, que ha cerrado varias fábricas en España y Francia, y prevé cerrar otras cuatro en Rusia, Finlandia y Reino Unido. "Heineken eleva su previsión de crecimiento del beneficio neto orgánico para el conjunto de 2009 hasta una cifra baja de dos dígitos, frente a la anterior estimación de una cifra alta de un solo dígito", explicó la empresa.