¿Qué deparará el mercado en los próximos meses? Más y más volatilidad. Así lo reconoce Manuel Arroyo, director de Inversiones de JP Morgan Asset Mangement, quien considera que la principal causa de este movimiento en los mercados se deberá al poco volumen característico de los meses de verano. ¿Qué alternativa queda como inversor? “Apostar por los mercados de crédito y deuda puede ser una de las opciones”.
Poco movimiento, esta es la máxima que reina en el mercado durante la época estival. ¿Consecuencias? Mucha volatilidad. Así lo considera Manuel Arroyo, director de Inversiones de JP Morgan Asset Mangement, quien asegura que una vez pasado el verano “nos encontraremos con un entorno de mucha incertidumbre”. “En las últimas semanas han ayudado mucho los resultados del sector empresarial y tendría que haber algo más de claridad en el sector financiero tanto en Europa como en Estados Unidos”, apunta Arroyo.

No obstante, quedan factores negativos por determinar como “el impacto que van a tener el endeudamiento de algunas economías así como los planes de austeridad de estas economías para frenar este aumento del endeudamiento y déficit”, señala Arroyo Es por ello que pensamos que “a la vuelta de vacaciones tendremos un escenario de incertidumbre que se traducirá en más volatilidad”.

Ante este escenario, ¿cuál es la mejor recomendación?

Desde JP Morgan aconsejan “adoptar en cartera posiciones de no mucho riesgo, más bien de perfil moderado, lo que significa aprovechar las oportunidades en el mercado de crédito y deuda corporativa y, especialmente gracias a las correcciones donde hay sectores con valoraciones atractivas”.

En renta variable, Arroyo explica que se podrían tomar posiciones dependiendo del perfil de riesgo. Y es que “los bonos de los países desarrollados que siempre han actuado como valor refugio y que forman parte de la cartea de muchos inversores ahora tienen una valoración muy ajustada y con un riesgo bastante elevado de, incluso, perder dinero en los próximos años si suben los tipos de interés”. Por ello, no nos encanta la renta variable sino que consideramos las posibles alternativas y recomendamos el crédito”.

“Dentro de la renta variable apostamos por mercados emergentes con una situación muy diferente a la de economías desarrolladas”, apunta este experto. “Dependiendo del país tienen una tasas de crecimiento del 6 y 10% y con balances y cuentas mucho mas saneadas”. Además, Arroyo recuerda que “el año pasado fue uno de los activos que mejor lo hizo y a medio y largo plazo sigue siendo un mercado al que tener exposición”.

Por economías, “a principio de año apostamos por EE.UU pensando que se iba a recuperar antes y poco a poco hemos ido reduciendo e incrementando en Europa donde algunos datos han sorprendido positivamente”.