A pesar de que estos laboratorios catalanes con sede en Barcelona no se hayan escapado de las pérdidas en bolsa en lo que va de año (aproximadamente un 17%), Wikileaks los ha señalado como uno de los 300 lugares estratégicos del mundo para los estadounidenses.


¿El motivo? Su interés por la inmunoglobulina intravenosa (IGIV) que los laboratorios comercializan con el nombre de Flebogamma. Sólo a modo de curiosidad, este producto se utiliza en pacientes con deficiencia de anticuerpos, en enfermedades hematológicas, inflamatorias, en trastornos neuromusculares y en ciertas infecciones.

¿Por qué Grifols? Se considera que un valor es estratégico para Estados Unidos cuando se produce dependencia de él y se desconoce el impacto sobre la salud pública, estabilidad económica y/o seguridad nacional estadounidense si éste despareciera.

En los nueve primeros meses del año su beneficio neto ha disminuido un 17,1% respecto al mismo período del año anterior, debido a los gastos financieros originados por la emisión de bonos del 2009. Sin embargo, sus ventas han crecido un 7%, impulsadas por sus hemoderivados.

Desde los inicios de esta compañía, su apuesta por la internacionalización ha sido decisiva y continúa siendo una de las claves de su estrategia empresarial. Concretamente, una de las plantas de producción más importantes está ubicada en Los Ángeles y, recientemente, han iniciado las obras para la construcción de una nueva planta en Texas, de la que se prevé obtener más de un millón de litros de plasma al año. De aquí, la emisión de bonos de 2009 para obtener la financiación necesaria.

La clave de esta compañía, aparte de la internacionalización, ha sido que además de pertenecer a un sector tan defensivo como lo es el farmacéutico y hospitalario, posee un negocio muy concreto, el de los hemoderivados y las barreras de entrada para nuevos competidores son demasiado costosas, a la vez que le otorga cierto poder para la fijación de precios.

Además, Grifols es una de las 5 compañías más importantes del mundo en la producción de hemoderivados y, en el mes de septiembre, conocimos que la alemana Octopharma (que ocupa el cuarto lugar del ranking) tuvo que retirar, de diferentes países europeos, inmunoglobulina 5% y 10%, debido a que aumentaba el riesgo de eventos tromboembólicos, lo que seguro que repercutirá positivamente en la facturación de estos laboratorios.

En resumen, a pesar de que la compañía tiene unas buenas expectativas de crecimiento, los gastos financieros derivados de una apuesta por el crecimiento de la compañía, le está resultando demasiado caro, creyendo que las sinergias podrían tardar más de lo esperado en reflejarse en su cotización.