Goldman, BNP y Barclays han revisado a la baja sus previsiones sobre el precio del petróleo, que en el peor de los casos sitúan al oro negro por debajo de los 40 dólares.

Goldman Sachs ha publicado un informe en el que alerta de que el precio del petróleo podría bajar de los 40 dólares. Según la entidad estadounidense esta caída se producirá si la OPEP no acuerda un mayor recorte de la producción; si los inventarios de crudo continúan por encima de la media de los cinco últimos años y si la producción en EEUU sigue siendo tan elevada.

Antes que Goldman Sachs, BNP Paribas ya había recortado sus previsiones para el petróleo Brent hasta los 51 dólares el barril para 2017 y hasta los 48 dólares para 2018. Esta nueva previsión de los analistas franceses supone un recorte de 9 dólares para este año y de 15 dólares para el próximo ejercicio respecto a su estimación anterior.

Barclays también redujo sus pronósticos del crudo de referencia en Europa, hasta los 52 euros tanto en 2017 como en 2018, desde una estimación previa de 55 y 57 dólares, respectivamente.

En lo que va de año el petróleo está cerca de perder un 18%, respecto al precio con el que comenzó 2017, a pesar de un acuerdo liderado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para reducir la producción a unos 1,8 millones de barriles por día.