General Motors espera que sus operaciones europeas vuelvan a la rentabilidad en 2012 con una base de costes racionalizada y no considera que el mercado alcance de nuevo volúmenes previos a la crisis. Los resultados de GM Europa en 2010 reflejarían los esfuerzos de reestructuración de todo tipo. Tras unas pérdidas de 3.000 millones de dólares previstas para este año, GM espera para 2011 una pérdida de unos 100 millones de dólares y un beneficio antes de impuestos de 1.000 millones de dólares en 2012, según el documento.