La Dirección de General Motors (GM) Europa accedió hoy a retirar su propuesta de cierre de plantas para garantizar la viabilidad de la empresa y a negociar la segregación de la filial europea de la matriz norteamericana --Opel-- pero optimizando recursos para ahorrar 1.200 millones de dólares (unos 936 millones de euros).

Según informó a Europa Press, el representante del Comité de Empresa de la planta de GM en Figueruelas (Zaragoza) en el Comité Europeo, Pedro Bona, la empresa ha decidido descartar definitivamente su propuesta, que incluía el cierre de plantas, y aceptar la de los sindicatos, referente a segregar la filial europea e implantar un plan de austeridad para ahorrar los 1.200 millones de dólares que necesita para hacer frente a sus gastos inmediatos.

Bona reconoció que este ajuste va a obligar a los trabajadores a hacer esfuerzos "durante uno o dos años porque no hay volumen de trabajo para todos", pero permitirá que no se cierre ninguna planta.