El consorcio automovilístico estadounidense General Motors tiene previsto vender su filial de todoterrenos Hummer a finales de este año o principios de 2009, con el fin de recibir una inyección de capital, que le permita hacer frente a la caída de la ventas experimentada en los últimos tiempos, según ha informado hoy el director general de la compañía, Fritz Henderson. La multinacional con sede en Detroit, que ha registrado unas pérdidas de 51.000 millones de dólares (35.172 millones de euros al cambio actual) durante los últimos tres años, está implementando un plan para obtener una inyección de liquidez de 15.000 millones de dólares (10.345 millones de euros), principalmente mediante medidas para reducir costes.