El grupo General Motors invertirá 9.000 millones de euros en su filial alemana Opel hasta el año 2012 con el fin de reforzar su principal marca en el mercado europeo. Del importe total de la inversión, 6.500 millones corresponderán exclusivamente al desarrollo de nuevos modelos y sistemas de propulsión.