El consorcio automovilístico estadounidense General Motors ha aumentado en 60.000 unidades su producción en Norteamérica para el tercer y el cuatro trimestre de este año, lo que permitirá añadir nuevos turnos de trabajo y reducir las semanas de paro de la actividad productiva previstos para el segundo semestre, anunció la compañía en un comunicado.