Gas Natural completará hoy la transferencia de cerca de 6.000 millones de euros por el 35,4% restante de ACS en Unión Fenosa, con lo que culmina la adquisición del 54,3% de la constructora en la eléctrica y asume el control directo del 50,02% de sus acciones. Fuentes de Unión Fenosa indicaron a Europa Press que el miércoles se celebrará un consejo de administración de la compañía, al tiempo que otras fuentes aseguran que en esta reunión se producirá la entrada de Gas Natural y que el actual presidente de la gasista, Salvador Gabarró, se convertirá en el nuevo presidente de la eléctrica, en sustitución de Pedro López Jiménez.
Desde el momento en que se realice la transferencia a ACS por cerca de 6.000 millones, Gas Natural dispondrá de un plazo de cinco días hábiles para presentar ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el folleto de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que lanzará por el 100% de Unión Fenosa a 18,05 euros por acción.

La liquidación de la oferta se producirá a mediados de abril y culminará una operación valorada en 16.754 millones, adelantados a través de un préstamo por 18.260 millones suscrito con 19 entidades bancarias y parcialmente costeados con ventas de activos por 3.000 millones y una ampliación de capital por 3.500 millones.

A esta ampliación, que se aprobará el martes de la próxima semana, en la junta de accionistas de Gas Natural, acudirán los dos principales socios de la gasista, que son Criteria (37,5%) y Repsol (30,9%).

Tras el proceso, Unión Fenosa quedará como una unidad independiente del grupo y sede en Madrid, aunque su matriz Gas Natural continuará con su sede en Barcelona.

Por su parte, ACS quedará sólo como accionista de una gran eléctrica, Iberdrola, en la que cuenta entre participación directa e indirecta con un 12,6%.

Gas Natural tiene ya derechos de voto garantizados por el 60,17% de Fenosa, que corresponden a la titularidad directa sobre el 50,02% de las acciones, así como a contratos de equity swaps con ING, UBS y Société Générale por otro 10,15%, cuya ejecución se producirá tras la liquidación de la OPA.