Cigna registró durante el primer trimestre una ganancia neta de 283 millones de dólares, ó 1,02 dólares por acción, un incremento del 21% frente al beneficio de 208 millones, ó 76 centavos por acción, del mismo período del año anterior. Si se excluyen partidas como las pérdidas por inversiones e impactos impositivos, la ganancia por acción creció a 1,01 dólares, desde los 69 centavos de un año antes. La compañía atribuyó el resultado trimestral a la ausencia en el último trimestre de pérdidas extraordinarias presentes en el periodo del 2009 en su desarticulado negocio de reaseguros, mientras que las membresías en la empresa de servicios de salud administrados crecieron frente al final del 2009.