La compañía lusa Galp y la brasileña Petrobras firmarán mañana un acuerdo para crear una empresa de riesgo compartido para la producción y distribución de biocombustibles. La producción será de 600.000 toneladas de biocombustibles, de los que la mitad se exportarán a países europeos. Las 300.000 toneladas restantes se destinarán al mercado de Portugal, que pretende lograr que el biocombustible represente el 10% del total utilizado en el transporte por carretera antes de 2010.