Galp Energia pagará 695 millones de euros por los activos de distribución de ExxonMobil y Eni en la Península Ibérica, cuya compra se anunció el pasado octubre. Estas adquisiciones tendrán un impacto positivo en el EBITDA de unos 120 millones de euros a partir de 2010, indicó la petrolera portuguesa.