La operadora francesa ha anunciado que suspende todas las medidas de reestructuración de su negocio hasta finales de año, mientras negocia nuevas condiciones con los sindicatos. France Telecom ha tomado esta decisión después de que aumentara drásticamente l número de suicidios entre sus empleados.