La buena acogida que han tenido los resultados del segundo trimestre del año impulsan un 10% las acciones de Ford en Wall Street. La automovilística suaviza los temores de liquidez, ha reiterado sus objetivos de recuperar las ganancias en su resultado operativo en 2011, y ha logrado unas pérdidas operativas inferiores a las esperadas.