La agencia internacional de calificación crediticia Fitch ha mantenido las calificaciones que otorgó a la entidad en diciembre de 2008 tras realizar un nuevo análisis, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De este modo, Fitch mantiene el rating a largo plazo con una calificación de 'A-', lo que otorga a la entidad una "calidad buena", con una "moderada" sensibilidad a un entorno adverso, mientras que en el corto plazo, la calificación es de F2, lo que supone una calidad buena pero con sensibilidad al entorno. El informe también resalta que los ratios de capital mejoran a niveles sólidos por operaciones de capital, generación de beneficios y reducción de activos ponderados en riesgo, que la liquidez es adecuada y que la calidad de los activos es mejor que la media del sector en relación con la actual coyuntura económica.