Los bancos españoles están empleando estructuras más arriesgadas que en el pasado en lo relativo a los activos utilizados como colateral en los préstamos interbancarios del Banco Central Europeo, dijo el martes la agencia Fitch Ratings. Además, la mayoría de los emisores sólo están utilizando la calificación de una agencia para este tipo de acuerdos, en vez de dos o tres como se hacía con anterioridad, incrementando así las preocupaciones sobre la calidad de los instrumentos, dijo la agencia de calificación crediticia. Se han incrementado las preocupaciones sobre una mayor dependencia de activos titulizados (ABS, por sus siglas en inglés) del Banco Central Europeo, que acepta estos instrumentos como colateral o garantía a cambio de liquidez. Yves Mersch, miembro del consejo de gobierno del banco, dijo recientemente que el BCE estaba buscando una mayor calidad del colateral, afirmando que es “una cuestión de suma importancia”. Fitch añadió en su informe que el uso de la liquidez del BCE por los bancos españoles había aumentado hasta los 47.600 millones de euros en abril de 2008 frente a los 19.100 millones utilizados en abril del año pasado.