Unión Fenosa calcula que sus pérdidas en Nicaragua ascienden a 29,8 millones de dólares por retrasos en las tarifas respecto a los costos de distribución de la energía. La tarifa autorizada por el Estado "reconoce un valor de la energía de 117 dólares/megavatio hora, cuando el costo real de compra es de 139 dólares", lo que supone una carga financiera para el sector, indicó la empresa en un comunicado entregado a la prensa.