La hipotecaria estadounidense con garantía estatal Fannie Mae planea permitir a los propietarios de hogares desahuciados por impagos en sus hipotecas alquilar su hogar durante un periodo de hasta un año, una medida destinada a ayudar a los prestatarios con problemas mientras se da salida a un gran stock de viviendas en oferta.