Exxon Mobil Corp., proveedor de una de las marcas de gasolina más reconocibles del mundo, abandonará el negocio nacional de venta minorista de gasolina. La gigante petrolera informó el jueves que en los próximos años venderá las 2.220 estaciones de servicio que posee en Estados Unidos. Eso no quiere decir que haya llegado el fin de la marca Exxon Mobil en las gasolineras. La compañía espera vender la mayor parte de sus estaciones a distribuidores que ya poseen y operan alrededor de 10.000 otras estaciones de servicio que incluyen letreros de Exxon Mobil y que son abastecidas al por mayor por Exxon Mobil. Y el anuncio de Exxon no afecta a sus estaciones de servicio en el extranjero. Exxon, que el año pasado registró ingresos por US$404.000 millones, está siguiendo los pasos de otras petroleras que se han desecho de su poco rentable negocio de gasolina minorista en los últimos años. BP PLC señala que pretende haber vendido todas las gasolineras de su propiedad en Estados Unidos para el 2009, mientras que ConocoPhillips sólo posee unas cuantas. Exxon se ha desecho de a poco de sus estaciones de servicio; y hoy opera un 27,6% menos que en el 2003.