Los líderes de Estados Unidos y Europa, que se comprometieron a aprovechar la crisis para fortalecer el sistema financiero global, tienen diferencias cada vez mayores sobre cuánto capital deben recaudar los mayores bancos del mundo para protegerse de futuras pérdidas.