La fortaleza del euro y las dudas en torno a la Administración Trump marcan una jornada que comienza a la baja para las Bolsas europeas, con el Ibex cayendo un 0,53%, hasta los 10.923 puntos. Dentro del selectivo español, Banco Popular y sus posibles compradores, junto a Abertis vuelven a ser protagonistas.


Apertura a la baja en los índices del Viejo Continente,  que mantiene al Ibex consolidando bajo el nivel de los 11.000 puntos, muy pendiente del desarrollo de los acontecimientos en torno a Banco Popular, que el martes cerraba el plazo para recibir muestras de interés, con el mercado apuntando a Bankia, BBVA o Banco Santander como posibles compradores. Vigilan también los inversores el comportamiento de Abertis, mientras los expertos esperan que Atlantia se vea obligada a incrementar su oferta por la compañía y recomendando cautela respecto a la operación.

Destaca asimismo en el arranque de la sesión la fortaleza del euro, que se cruza en los 1,11 dólares. El ‘billete verde’ está ya a su nivel más bajo desde las elecciones presidenciales estadounidenses, en medio de las informaciones en torno a la Administración Trump. La última noticia en este sentido apunta a que el republicano trató de que el FBI dejara pasar las indagaciones sobre el ex consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, y sus relaciones con Rusia.

Por otro lado, desde Link Securities señalan como lastre asimismo a las manifestaciones del propio presidente señalando que la moneda está sobrevalorada y al último dato de inflación en Estados Unidos, que ha hecho “pensar a muchos inversores que la Reserva Federal (Fed) esperará antes de subir de nuevo los tipos de interés”, cuando se descontaba este movimiento para junio.

José Luis Carpatos, analista independiente, señala que la escalada del euro es “más demérito del dólar que mérito propio” y llama la atención sobre la escalada que acumula Wall Street descontando las promesas de Trump. El mercado, apunta, comienza ahora a preguntarse “cómo va a lograr el consenso necesario para sacarlas adelante, cuando bastante va a tener con defenderse de las acusaciones tan graves como las que se le están haciendo”.

Así, los expertos coinciden en señalar que son las tensiones políticas en Washington el mayor riesgo para el corto plazo y alertan del peligro “de que muchos inversores han acumulado fuertes plusvalías en poco tiempo por lo que cualquier ‘duda’ puede precipitar la toma de beneficios y provocar una, en principio, pequeña corrección. Todo va a depender de la capacidad de las Bolsas de abstraerse y superar el negativo y viciado clima político estadounidense”.

Finalmente, en el plano macroeconómico destacar la publicación de la variación de desempleo en Reino Unido y el dato final de IPC de abril de la Zona Euro. “No pensamos que estos datos tengas impacto en mercado”, detalla el Departamento de Análisis de Bankinter, quienes llaman la atención sobre los resultados de Target y Cisco en Estados Unidos.