La Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos ha ordenado a todas las aerolíneas estadounidenses que cuenten con aviones del fabricante europeo Airbus del modelo A330 a cambiar los sensores de velocidad 'pitot' en un plazo de 120 días. Según la FAA, dichos sensores, fabricados por Thales, no son seguros y en este sentido recordó que podrían haber contribuido a la caída del A330 que se hundió en aguas del océano Atlántico mientras operaba la ruta entre Río de Janeiro y París el pasado mes de junio.