El oro es una de las trincheras a las que se aferran los inversores en momentos de pánico. Tras tocar máximos ayer, hoy continúa la senda alcista. Por su parte el petróleo recorre el camino contrario y se deprecia de manera más que notable.
El problema actual, es la falta de confianza; no hay confianza ni en Europa, ni en EEUU o Asia, hoy hace su sexta caída consecutiva en los mercados financieros.
Según señala Patricia Mata, analista de CMC Markets, estamos en Guerra, esta es la guerra del siglo XXI.

El oro, como bien sabemos es el activo refugio por excelencia y los últimos acontecimientos como el miedo desatado tras la rebaja del rating de EE UU por S&P y la intervención de emergencia del BCE ha activado la búsqueda de valores refugio por parte de los inversores, la revalorización del Oro supera el 19% en lo que va de año. Ayer, la situación, ante el temor de un nuevo crac financiero al estilo de Lehman Brothers, provocó que la onza de oro rebasara ayer los 1.700 dólares, tras un breve recorte, y cerrase a 1.713 (+3%). Pues hoy sigue con su camino ascendente y ya toca los 1.776 dólares y todo apunta a que día tras día hará máximos históricos durante un par de meses.

El crudo al contrario, ha sufrido una depreciación fortísima tanto en Nueva York (Texas) situándose en sus mínimos de los últimos 10 meses (75 dólares el barril) como en Reino Unido (Brent) después de haberse depreciado por encima del 2% en lo que va de año, cercano a los 100.