El Tesoro de España vendió en la subasta del jueves cerca de un 40% más en bonos públicos de lo previsto, al beneficiarse de la fuerte demanda, pero también como señal de la presión de las necesidades financieras.  España vendió en total 6.331 millones de euros de los bonos que vencen en octubre 2012 al 3,90% y en enero de 2014 al 4,25%, muy por encima de la horquilla prevista entre 3.500 millones y 4.500 millones. Es la mayor reapertura de emisiones este año en términos del importe emitido.