España registrará una contracción del PIB del 0,7% en 2010 y junto a Grecia e Irlanda, permanecerá a la cola del crecimiento económico de Europa, según explica hoy la entidad estadounidense Morgan Stanley, que dice que el país tiene numerosas tareas pendientes para recuperar el equilibrio en el futuro.
 "Al contrario que en otros países europeos, España está en el medio de un ajuste estructural --particularmente en el sector de la construcción-- lo que pesará sobre la economía en 2010 y 2011", augura el informe.

No obstante, el banco afirma que este ajuste se está produciendo "con bastante rapidez" y que si la productividad sigue acelerándose, España podría llegar a ser "más competitiva" y beneficiarse de la recuperación de las exportaciones.

La entidad identifica cinco factorespor los cuales el crecimiento económico del país seguirá en negativo en 2010 y evolucionará al alza, pero de manera lenta, en 2011, el primero de ellos, "que la estabilización del sector de la construcción aún está lejos" y no tiene visos de estabilizarse pronto.

En segundo lugar, el gasto del consumidor permanecerá en niveles "anémicos", aunque el banco augura que la contracción del mercado laboral español será más dura que en el resto de los países europeos, pero "mas corta" también.

Además, alerta sobre el elevado apalancamiento del sector privado, que "pesa" sobre la economía y que seguirá haciéndolo "durante algún tiempo", pese a que los menores tipos de interés hipotecarios y corporativos podrían proporcionar "cierto alivio".

MEJORA DE LA COMPETITIVIDAD.

Por otro lado, el banco advierte de que la disponibilidad de crédito permanecerá restringida durante los próximos dos años, ya que los bancos serán reacios a prestar debido a la incertidumbre existente en torno a pérdidas potenciales, incluso a pesar de que el Gobierno asegure que las entidades están bien capitalizadas.

Por último, Morgan Stanley advierte que debido al gran déficit público que mantiene la economía española, el país no podrá mantener por mucho tiempo los estímulos fiscales y recuerda que las subidas de impuestos para este año ya están en la agenda del Ejecutivo.

Pero no todo son malas noticias para la economía española, señala el banco, que recalca "el rápido ritmo" con el que se está produciendo el ajuste . "Con un PIB que se contrae menos que el empleo, la productividad laboral se ha acelerado", asegura Morgan, que dice que si se sostienen estos beneficios, se reducirán los costes unitarios laborales, lo que impulsará la competitividad y las exportaciones.

Una recuperación de las exportaciones podría ayudar a reequilibrar la economía cuyos principales pilares de crecimiento han sido factores domésticos durante los años del 'boom', explica Morgan Stanley, que no obstante, recuerda que el país será de los últimos de la eurozona en salir de la recesión.