España es el país de la Unión Europea donde más ha subido la tasa de paro durante el último año al pasar del 8,1% en el primer trimestre de 2007 al 9,1% de la población activa en el mismo periodo de 2008. Este aumento sitúa a España como el segundo Estado miembro con más desempleo, sólo por detrás de Eslovaquia (9,9%), según el informe trimestral de empleo hecho público hoy por la Comisión. En contraste con la fuerte subida del desempleo en España, la mayoría de los países de la UE redujeron su tasa de paro durante el primer trimestre de 2008 en comparación con el primer trimestre de 2007. El desempleo bajó especialmente en Polonia (-2,7%), pero también en Alemania (-1,3%) o Francia (-0,9%). En el conjunto de la UE, la tasa de paro pasó del 7,4% al 6,7% de media (16,1 millones de desempleados).