La economía española registró una tasa de variación intertrimestral nula durante el tercer trimestre del año, frente al avance del 0,2% del trimestre anterior, y creció un 0,8% en tasa interanual.

Son datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística que modifica el crecimiento interanual del segundo trimestre del año revisado a la baja, del 0,8% publicado inicialmente al 0,7%.

De acuerdo con este avance de datos, el PIB español desaceleró dos décimas su crecimiento en el tercer trimestre del año y mantuvo intacta la tasa interanual, al registrar la misma que en el segundo trimestre. Según el organismo estadístico, el tercer trimestre estuvo marcado de nuevo por una "elevada aportación" de la demanda externa al crecimiento, que se vio parcialmente compensada por la contribución negativa de la demanda nacional.