España ha sido relevada del segundo puesto mundial por volumen de turistas internacionales por Estados Unidos, cuando el sector afronta el peor año de su historia, según las previsiones de la Organización Mundial del
Turismo (OMT). Las estimaciones de la OMT arrojan una caída de entre un 2% y un 3% en el volumen de turistas internacionales para el cierre de 2009, debido a la crisis económica, sin incluir un posible impacto negativo en el turismo de la gripe A (H1N1), que se expande por el mundo desde hace tres semanas y que podría hacer revisar a la baja las actuales previsiones.  Si se cumplen estos augurios, este año sería peor que el nulo crecimiento que se produjo en 2002, a raíz de los atentados terroristas del 11-S en Estados Unidos, y el descenso del 1,2% en 2003 -el más fuerte de su historia hasta ahora-, como consecuencia de la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo y Grave Severo (SRAG) en Asia.