Enagás obtuvo un beneficio neto de 281,4 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un 3,9% más que en el mismo periodo de 2011.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Enagás alcanzó los 683,5 millones en los nueve primeros meses del 2012, un 4,4% más que hace un año, mientras que el resultado neto de explotación (Ebit) se situó en 454,5 millones de euros, con un repunte del 4,6% sobre los nueve primeros meses de 2011.

La compañía presidida por Antonio Llardén invirtió en esta temporada 647,9 millones de euros, un 21,3% más que en el mismo periodo del año pasado, mientras que los activos puestos en explotación ascendieron a 895,3 millones de euros, con un crecimiento del 63,2% respecto al mismo periodo de 2011.

Entre los activos puestos en explotación en los nueve primeros meses del año destaca el almacenamiento subterráneo de Yela (Guadalajara). Enagás, que considera este activo como estratégico para el sistema gasista español, ha supuesto una inversión de 223 millones de euros.

El endeudamiento financiero de la empresa se situó en 3.417,8 millones de euros, por encima de los 3.324,8 millones de euros de un año antes, lo que supone un ratio de apalancamiento del 62,8%, un punto por debajo del registrado hasta septiembre de 2011.

La compañía precisó que en la comparación de sus resultados debe tenerse en cuenta que en los nueve primeros meses de 2011 se incorporaron las cuentas de resultados del almacenamiento subterráneo de Gaviota de 2010 y los ocho primeros meses de 2011, así como la consolidación proporcional del 40% del balance proforma de la planta de regasificación de Altamira.