Los economistas esperan que la confianza de los analistas financieros y los inversores institucionales alemanes, medida por el Centro de Investigación Económica Europea, o ZEW, muestre en abril un incremento por tercer mes consecutivo. El dato de expectativas empresariales cayó inicialmente en respuesta a la crisis crediticia surgida de los problemas en el mercado hipotecario de alto riesgo estadounidense, que redujeron la confianza de los inversores, pero se ha recuperado en los últimos meses. Con todo, aún continúa muy por debajo de su media histórica de 30,3 puntos. También se espera que el dato definitivo del IPC de la eurozona en marzo confirme la estimación preliminar según la cual el índice subió al 3,5%, el nivel más elevado registrado y bastante por encima del objetivo del 2% fijado por el Banco Central Europeo como máximo. Los economistas esperan comprobar que los responsables de esta subida fueron los precios de la energía.