La batalla entre el Gobierno nipón y el Banco de Japón sobre la política monetaria deja el martes al yen contra las cuerdas en Europa.
El euro, mientras tanto, sube tras los resultados de la emisión de bonos griegos, que registraron una demanda saludable.