Los representantes del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) no se reunirán con Iberia si no es para firmar la redacción final del convenio colectivo, para lo emplazan a la compañía a que admita el borrador que actualmente está sobre la mesa.  Según explicaron a Europa Press fuentes del sindicato, implicados en la negociación del convenio colectivo no acudirán hoy a la reunión prevista con la dirección de Iberia si no es para firmar la redacción final del preacuerdo alcanzado en enero.
Las mismas fuentes denunciaron que Iberia está "abriendo aspectos clave" de la negociación, tales como las retribuciones económicas, la edad de jubilación o el mantenimiento de los puestos de trabajo, que ya se cerraron previamente en el preacuerdo alcanzado el pasado mes de enero, y que constituyen "el eje central del convenio".

"No estamos dispuestos a abrir la negociación de hace un año, se necesita poner un punto y final al acuerdo y firmarlo", señalan dichas fuentes, quienes consideran que "la pelota está en el tejado de la compañía" ya que los pilotos se niegan a renegociar lo acordado.

Al respecto, indicaron que la redacción final para la renovación del convenio colectivo puede contemplar modificaciones pero "no cambiar el espíritu" del acuerdo alcanzado entre ambas partes el pasado mes de enero. Por ello, el Sepla ha decidido "no mantener ninguna nueva reunión si en esta semana la compañía no admite el borrador que está encima de la mesa y que incluye, incluso, modificaciones a propuesta de la empresa".

Las mismas fuentes afirmaron que tras tres amagos de ruptura de las negociaciones la redacción final del preacuerdo se ha convertido en "una nueva negociación".

El próximo jueves se reúne la asamblea de pilotos, que es la que debe aprobar el preacuerdo. Fuentes del sindicato señalan que si para entonces no existe una respuesta por parte de la aerolínea se acordará si se sigue o no adelante con la negociación.

LA COMPAÑÍA NO QUIERE MODIFICACIONES.

Por su parte, Iberia niega que se hayan producido modificaciones sobre lo acordado en enero y recuerda a los pilotos que sólo quiere trasladar al convenio lo ya firmado, "ni un punto más, ni uno menos".

Fuentes de la aerolínea aseguraron a Europa Press que la compañía "no quiere ningún cambio" y que por parte de Iberia no se han producido modificaciones sino que son los representantes de los pilotos los que pretender reabrir aspectos de la negociación que ya se habían cerrado. Así, destacaron que en dicho acuerdo se pactó una subida del IPC para 2008, mientras que los pilotos plantean ahora un incremento del 3,5%.

El hecho de que no acudan a la reunión de hoy y no quieran volver a sentarse a la mesa es una "excusa para para justificar lo injustificable y meter presión, mientras se pierde el tiempo, lo que perjudica a todos", aseguran dichas fuentes.

Precisamente, para este lunes se había convocado una reunión entre representantes del Sepla e Iberia dentro de los encuentros que ambas partes vienen manteniendo para la redacción final del preacuerdo alcanzado el pasado mes de enero y que suponía acabar con un periodo de desencuentros que duraba diez años..

PUNTOS DEL PREACUERDO.

El preacuerdo, firmado el pasado 23 de enero entre Iberia y el Sepla, y que tendrá que ser aprobado por la asamblea de los pilotos, recoge la retirada de los expedientes abiertos a 41 pilotos por secundar la huelga, contempla mejoras en materia salarial, de productividad, de atención al cliente y protección del empleo, así como la prolongación de la vida profesional del piloto.

Así, el borrador contempla una subida del 2,7% para este año en materia salarial, un aumento de acuerdo al Índice de Precios al Consumo para 2008 --1,8%--, un incremento del 2,3% (la mitad del IPC) para 2007 y congelación de sueldos para 2005 y 2006.

Sobre la prolongación de la vida profesional de los pilotos, Iberia y Sepla acordaron adecuar el convenio a la legislación vigente para incrementar hasta los 65 años la edad en la que se permite seguir volando, con una reducción de la actividad del 50% a partir de los 60 años. En este sentido, el expediente de regulación de empleo (ERE) que actualmente está en vigor para el resto de colectivos será también de aplicación voluntaria al colectivo de pilotos.

GRAN NÚMERO DE REUNIONES.

En el marco de la negociación sobre el VII convenio colectivo, con vigencia para los años 2005 al 2009, la aerolínea y los pilotos se han reunido en un gran número de ocasiones desde principios de año, después de que en diciembre se interrumpieran las negociaciones, coincidiendo con el inicio de la huelga de celo de los pilotos.

La huelga provocó desde el inicio hasta el 11 de enero la cancelación de más de 1.000 enlaces y retrasos en más de 7.000 vuelos, afectando a más de un millón de pasajeros y provocando a Iberia unos costes por valor de 20 millones de euros.

Durante las negociaciones, el Sepla presentó una serie de denuncias contra Iberia por presuntas "calumnias e injurias", mientras que la aerolínea exige al sindicato 13 millones de euros por los daños provocados y ha abierto expedientes a 41 pilotos por secundar la huelga.