El precio de las viviendas en alquiler aceleró su caída en el primer semestre del año en casi todas las capitales de provincias españolas y, especialmente, en Zaragoza, Valencia y Castellón, en los que la caída se sitúa en torno al 10%, con lo que se confirma la tendencia bajista iniciada en la segunda mitad de 2008, según un informe publicado por el portal inmobiliario, idealista.com.