El precio de la vivienda en el Reino Unido subió en mayo un 2,6 por ciento, indicio que apunta a que el mercado inmobiliario británico está empezando a recuperarse, según Halifax, la mayor entidad hipotecaria del país. Este incremento fue el mayor desde octubre de 2002 y deja el precio medio de la vivienda en 158.565 libras (unos 180.000 euros). La subida también ha ayudado a que los precios, en tasas interanuales (comparando la media del precio de la vivienda de los últimos tres meses con el mismo período del año anterior), acumulen un descenso del 16,3 por ciento, frente al 17,7 registrado en abril.