Los precios de la vivienda en Reino Unido han experimentado en abril su primer recorte anual desde 1996 y mantienen por sexto mes consecutivo la tendencia descendente, con una bajada del 1,1% este mes respecto a marzo y de un punto porcentual respecto al mismo mes del año anterior. Según el índice elaborado por Nationwide, la mayor constructora del país, los datos constatan la debilidad del negocio inmobiliario a raíz de la escasa oferta de precios asequibles y las dificultades que afectan al mercado crediticio desde el pasado mes de agosto. Así, el coste medio de una casa en Gran Bretaña se sitúa en torno a 232.120 euros, unos 2.280 euros menos que hace doce meses.