El Producto Interior Bruto (PIB) italiano tuvo un crecimiento cero durante el segundo trimestre del año, frente al mismo periodo de 2007, mientras se redujo el 0,3% en comparación con el primer trimestre, según las primeras estimaciones del Instituto italiano de Estadística (Istat). La evolución interanual del PIB se trata del dato más bajo desde el tercer trimestre de 2003, cuando ese indicador retrocedió un 0,1%. La disminución del 0,3%, frente al primer trimestre de 2008, "es la síntesis de una disminución del valor añadido de la industria, de una sustancial situación estacionaria de los servicios y un aumento de la agricultura".