El PIB de la eurozona cayó un 0,2% durante el segundo trimestre, lo que sitúa el crecimiento interanual en el +1,4%, según datos de Eurostat.