El petróleo debería registrar un precio promedio de 65 dólares por barril durante el 2010 sin el apoyo de un dólar débil, afirma Paul Sankey, analista de Deutsche Bank. Con la negociación de más del 90% del petróleo en dólares, la moneda tendrá una gran influencia sobre los precios del crudo aún si disminuye la porción de Estados Unidos en el PIB y en la demanda petrolera a nivel mundial, sostiene Sankey. Un dólar consistentemente más débil durante una gran parte del 2009 ayudó a hacer que se duplique el precio del crudo, pero el dólar debería apreciarse un 5% al 10% para el tercer trimestre del 2010 ante las expectativas de un aumento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, dice Sankey. El contrato a febrero sobre el crudo se negocia en la Nymex con un alza de 1,91 dólares a 81,27 dólares.