El PCE de EE UU, el índice general de gastos personales y medida preferida por la Reserva Federal para medir la inflación, se elevó el 2,2% en noviembre en términos interanuales, frente al 2% que esperaban los analistas. Por otro lado, los ingresos personales crecieron el 0,4% el mes pasado, frente a una previsión del 0,5%, mientras que los gastos se dispararon un 1,1%, cuatro décimas más que el consenso de mercado.