La tasa de desempleo en la eurozona alcanzó en febrero el 10%, una décima más que en el mes anterior y un 1,2% por encima de febrero de 2009, lo que supone su nivel más alto desde agosto de 1998,la tasa de paro en España se sitúa en el 19% , el peor dato de la zona euro y sólo superado por el 21,7% de Letonia entre los Veintisiete, cuya tasa de paro subió una décima, hasta el 9,6%.
El pasado mes de febrero, un total de 23,019 millones de personas carecían de empleo en la UE, de los que 17,74 millones pertenecían a la eurozona. Respecto a enero, estas cifras suponen un incremento de 131.000 desempleados en la UE y de 61.000 en la zona euro, mientras que en términos interanuales el paro aumentó en 3,13 millones de personas y 1,84 millones, respectivamente.

Entre los países de la UE, las menores tasas de paro se registraron en Países Bajos (4%) y Austria (5%), mientras que los mayores niveles de desempleo se observaron en Letonia (21,7%) y España (19%). Todos los países de la UE registraron incrementos del paro respecto al año pasado, aunque los menores aumentos se registraron en Luxemburgo (5,4% al 5,5%), Alemania (7,3% al 7,5%), y Bélgica (7,7% al 8%), mientras que Letonia registró el mayor incremento interanual, al pasar del 13,2% al 21,7%.

Por otro lado, entre febrero de 2009 y febrero de 2010, la tasa de paro masculina pasó del 8,5% al 10% en la eurozona y del 8,2% al 9,8% en la UE, mientras que el desempleo femenino aumentó del 9,2% al 10% en la eurozona y del 8,4% al 9,3% entre los Veintisiete. Asimismo, el desempleo juvenil pasó del 18,4% en 2009 al 20% en febrero de 2010, mientras que en el seno de la UE aumentó del 18,4%, al 20,6%.

España volvió a situarse en febrero como el país de la UE con mayor desempleo entre los menores de 25 años, afectados ya por una tasa de paro del 40,7%, más del doble que la media de la zona euro.  Asimismo, el paro masculino afectaba en febrero al 19%, la tasa más alta de la zona euro y la segunda mayor entre los Veintisiete, frente al 16,3% de hace doce meses, mientras que el paro femenino alcanzó el 18,9%, el peor dato de toda la UE, frente al 17,1% del año pasado.