El mercado residencial no podrá "digerir" las alrededor de un millón de viviendas sin vender que mantienen colapsada la actividad de los promotores hasta finales de 2011 o mediados de 2012, según los Registradores de la Propiedad. Según indicó el decano-presidente del Colegio de Registradores de España, Eugenio Rodríguez Cepeda, durante las Jornadas sobre el mercado hipotecario en los países iberoamericanos, en ausencia de actividad, llevaría dos años dar salida a estas viviendas. Sin embargo, la producción de inmuebles, aunque se ha ralentizado, mantiene cierta inercia y sigue poniendo nuevas promociones en el mercado en paralelo a la caída de la demanda, por lo que la absorción del stock no se producirá antes de "tres años o 40 meses".