El mercado farmacéutico mundial creció un 6,1 en 2007, que supuso al mercado 681.000 millones de dólares (440.714 millones de euros), sin embargo es el peor dato de crecimiento de la década. Según se desprende del informe 'Intelligence.360', realizado anualmente sobre los datos y tendencias del sector por IMS Health, existe una tendencia mundial de desaceleración del mercado, marcada por el crecimiento desigual de los diferentes países, en las distintas áreas terapéuticas, así como el estancamiento de las áreas de innovación, la pérdida de patentes y a una mayor exigencia en el control y precio del medicamento. De modo que, según señaló en rueda de prensa el director general de IMS Health España, Gabriel Morelli, observa que "el escenario está cambiado dando protagonismo a los mercados emergentes como Latinoamérica, Asía y Africa donde ha crecido más de un 14%"; este crecimiento también se observa en el mercado de especialistas (11%), en el protegido (12%) y, en menor medida, en el de genéricos (8,2%). Por contra, se observan varios factores negativos como la escasa cuota en el mercado de Atención Primaria y la ralentización de los países desarrollados y hasta ahora más potentes, en parte producido por la bajada de patentes y la aparición de mercados emergentes.