El Índice de Precios de Consumo (IPC) de la eurozona se recortó tres décimas en abril y se situó en el 3,3% interanual, según datos preliminares publicados hoy por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. De confirmarse esta estimación, el diferencial de inflación de España con la zona euro se recortaría hasta 0,9 puntos, ya que el IPC armonizado de España aumentó en marzo un 4,2% interanual, según cifras preliminares publicadas ayer por el INE. A pesar del retroceso de tres décimas, la inflación de la eurozona permanece en niveles históricamente elevados debido al encarecimiento del petróleo y los alimentos, ya que el objetivo oficial del BCE es un IPC interanual del 2%.