Las tensiones deflacionistas han dejado el IPC interanual de Suiza en el -1,2% en julio, lo que supone sus mínimos en al menos 50 años. La caída, además, es superior al -1,1% esperado por los analistas.