El IPC del Reino Unido no ha variado en septiembre, en términos interanuales, manteniéndose en el 1,8% registrado también en agosto y situándose por debajo del objetivo del Banco de Inglaterra gracias a los precios más baratos del gas y la electricidad. El mantenimiento del IPC en el 1,8% de septiembre pone fin a las cinco bajadas consecutivas desde desde marzo, cuando la inflación tocó el 3,1%, y podría convencer al Banco de Inglaterra para no subir de nuevo los tipos de interés en los próximos meses. En términos mensuales, el IPC de septiembre ha subido un 0,1%, por debajo de la previsión de analistas del +0,2% y frente al +0,4% de agosto.